documentos ocultos Portada

Documentos ocultos de la transición: Vergonzosas declaraciones de Lagos, Insulza y Vidal

 En estos 30 años de derechización de la Concertación hemos sido testigos del abandono de un proyecto de efectiva democratización, establecimiento de justicia social y de sanciones a las violaciones de derechos humanos de la dictadura; lo que ha sido disfrazado en el discurso. Pero en tantos años sus líderes han “mostrado la hilacha” muchas veces en sus expresiones públicas. Es importante recordar algunas de las “frases para el bronce” que dijeron varios de ellos. Conocer a fondo la historia es fundamental para una construcción positiva del futuro. Especialmente cuando se nos ha engañado tanto.

 

TEXTOS

 

Advertisement

RICARDO LAGOS (en su discurso de inauguración de la actual Constitución, suscrita por Lagos y todos sus ministros en 2005):

 

“Hoy, 17 de septiembre del año 2005, firmamos solemnemente la Constitución democrática de Chile (…) Es un logro de todos los chilenos, de los gobiernos que hemos tenido; de sus legisladores; de los partidos de gobierno y oposición; de los trabajadores y los emprendedores; de la mujer chilena; de periodistas fieles a su misión de informar; de las instituciones civiles y armadas; de las fuerzas morales, religiosas, académicas y creativas de Chile entero. Hoy nos reunimos aquí para celebrar, celebrar solemnemente el reencuentro de Chile con su historia (…) Chile cuenta desde hoy con una Constitución que ya no nos divide, sino que es un piso fundamental compartido (…) Tenemos hoy una Constitución democrática y tiene que ver con los reales problemas de la gente (…) Naturalmente, ninguna Constitución es inamovible y tampoco lo será ésta. Puede y debe  continuar siendo examinada de acuerdo a las necesidades del país en el futuro (…) Hoy es un día señero. Iniciamos nuestras celebraciones nacionales con una patria más grande, más unida, más prestigiosa, reconocida en el mundo; una patria que recuerda con orgullo su pasado y construye entusiasta el porvenir; una patria que termina de reencontrarse con su tradición histórica, donde todos sus hijos pueden abrazarse, donde todos podemos mirarnos a los ojos con respeto; sin privilegios inaceptables, sin subordinaciones indignas, sin exclusiones vergonzantes” (Siete; 18-9-2005).

 

Advertisement

RICARDO LAGOS (luego del acuerdo del 15 de noviembre de 2019 destinado a terminar con aquella Constitución):

 

“Estamos todos conscientes de que estábamos con una camisa de fuerza que era una Constitución heredada (sic) pétrea, que no se podía cambiar (…) Mientras existiera esa camisa, era imposible y todos sabíamos por qué existía esa camisa. Por lo tanto, el momento fue cuando los que habían mantenido con tanta fuerza, durante 30 años, se dieron cuenta que había llegado el momento de permitir que se pudiera hacer una nueva Constitución a partir de la voluntad de los ciudadanos (sic)” (El Mercurio; 18-11-2019).

 

Advertisement

RICARDO LAGOS (en relación al juicio del ex comandante en jefe del Ejército, Juan Emilio Cheyre, por los crímenes cometidos por la “caravana de la muerte” en La Serena en octubre de 1973):

 

“Creo que no es justo juzgar a Cheyre por lo que hace un teniente a los 25 años, qué otra cosa más podía hacer un teniente cuando se está en estado de guerra” (La Tercera; 28-8-2013).

 

Advertisement

JOSÉ MIGUEL INSULZA (en relación al juicio en España a Pinochet, siendo canciller de Frei, y poco antes que se presentara la primera querella contra Pinochet en Chile, en enero de 1998):

 

“Si un chileno comete un delito en España, puede ser juzgado, y si mañana alguien quiere presentarse a ser juzgado en España es problema de él. Lo que yo cuestiono es que situaciones políticas (sic) producidas en el Estado de Chile se puedan juzgar por el tribunal de otro país. Ahora bien, si alguien dice que en Chile no se puede porque opera la Ley de Amnistía, yo quiero ser claro en esto. Los acusados del juicio en España nunca han sido procesados en Chile, nunca se les ha aplicado la Ley de Amnistía. Yo no conozco querellas contra el general Pinochet, ni contra los miembros de la Junta Militar chilena. La única que existe fue presentada en España. La pregunta es si no sería más razonable, desde el punto de vista estrictamente jurídico, presentar esas querellas en Chile. Y aquí vamos a la cosa política: ¿por qué no se presentan esas querellas en Chile? Porque todo el mundo sabe que eso pondría en grave riesgo el proceso de transición” (La Epoca; 21-11-1997).

 

Advertisement

JOSÉ MIGUEL INSULZA (siendo todavía canciller y cuando el gobierno de Frei trataba denodadamente que el gobierno británico le permitiera volver a Chile luego de su detención en Londres, en entrevista al diario El Mundo de España):

 

En caso de que Pinochet regrese a Chile. ¿Será juzgado por las 17 causas que tiene pendientes?

“En España, tras la sentencia de los Lores, Pinochet sólo puede ser juzgado por torturas o conspiración para torturar por hechos cometidos después de 1988. En Chile no existe ninguna inmunidad ni ninguna amnistía (sic) que impida juzgar los actos que haya cometido. Las posibilidades de juzgarle aquí son mucho más amplias que en España. El juicio en su país (España) puede que les interese más a los que sólo quieren un juicio simbólico” –¿Existen posibilidades reales de que Pinochet sea juzgado y condenado en Chile? El Gobierno va a hacer todo lo posible para que el sistema judicial actúe” -¿No teme usted que si hay juicio las Fuerzas Armadas intenten imponer su autoridad? En absoluto. Los golpes militares no son producto de construcciones intelectuales, son producto de situaciones políticas, económicas y sociales. No estamos a las puertas de un 11 de septiembre del 73. No hay apoyo social ni político para que se dé un golpe” (El Mercurio; 28-3-1999).

Advertisement

 

JOSÉ MIGUEL INSULZA (siendo ministro del Interior, cuando el gobierno de Lagos presionaba denodadamente a los tribunales en favor de la impunidad de Pinochet, habiendo sido este último desaforado):

 

“Yo creo muy francamente que los que estaban por el desafuero del senador Pinochet ya ganaron, no debieran extremar su voluntad de ganar cada vez más (…) y dejar que el juez (Juan) Guzmán haga su trabajo, sin exacerbar las cosas (…) Seamos consecuentes. Todos decían: ‘El desafuero es el juicio’. Bueno, ya tuvieron desafuero. Entonces, qué sentido tendría decir que ahora quieren que lo metan preso o lo castiguen. Además, si usted lee el fallo se parece mucho a una sentencia. Por lo tanto, aquella reivindicación que ellos buscaban, que a estas alturas no puede sino ser moral, ya la obtuvieron (…) El juez Guzmán ya ha dicho una cosa que también habíamos dicho otros antes, que él no va a apremiar al señor Pinochet, que lo va a interrogar en su casa o donde quiera. Yo no pienso que lo vaya a mandar preso. El actuará con mucha prudencia (…) llevará el asunto con mucha prudencia y calma, dentro del marco de la ley, y de que esto no será un asunto traumático” (Caras; 18-8-2000).

Advertisement

 

JOSÉ MIGUEL INSULZA (como secretario general de la OEA, luego del fallecimiento de Pinochet):

 

“En un balance de lo que fue el gobierno del general (r) Augusto Pinochet, el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, afirmó que el ex gobernante ‘deja una huella’ en Chile y Latinoamérica ´por ser la dictadura más extraña desde el punto de vista político’. Para el ex ministro socialista, el recién fallecido gobernante permitió el ‘milagro’ actual en nuestro país porque dejó a los chilenos ‘la convicción de que para gobernar establemente y hacer progresar el país era necesario tener fuerzas políticas democráticas anteponiendo sus diferencias’. En un extenso diálogo con corresponsales extranjeros en Washington, junto con señalar que Pinochet representó una simbología de golpe militar de derecha ´que fue mucho más desenfadada, mucho más desafiante que las de otros países’, Insulza destacó que ‘lo que pasó después de Pinochet es un milagro de entendimiento político’. ‘¿Es ésa una herencia de Pinochet? Sí’ dijo. En esa línea, precisó que cuando se recuerda el golpe de 1973 normalmente se tiene la idea de que ‘el país marchaba en plena alegría y entusiasmo en la dirección del socialismo’. ‘Eso no es así. Éramos una sociedad profundamente dividida y el gobierno estaba en minoría’, afirmó. Agregando que si bien ‘una cantidad importante de la mayoría opositora no quería esa clase de golpe, la mayoría estaba en contra del gobierno. Ésa es la realidad’ afirmó. Consultado si las reformas económicas hubiesen sido posibles sin Pinochet, respondió diciendo que, por ejemplo, la reforma de pensiones habría sido muy difícil llevarla a cabo. Manifestó, enseguida, que Pinochet implantó una base económica y política, ‘aunque su gobierno careció de una política social’. Mencionó también, que la privatización de empresas y la formación de un sector privado poderoso en Chile ‘probablemente habría sido más difícil en democracia’. En este contexto, Insulza añadió que ningún régimen democrático habría resistido las crisis económicas ‘muy fuertes’ que afrontó el régimen de Pinochet a mediados de los años 1970 y principios de los ’80. También manifestó que los avances económicos habrían sido más difíciles con organizaciones sindicales e incluso gremiales activas” (El Mercurio; 14-12-2006).

Advertisement

 

FRANCISCO VIDAL (consultado en febrero de 2006, como ministro del Interior de Lagos, si el gobierno a estrenarse de Bachelet debería hacer valer su mayoría parlamentaria obtenida):

 

“La Concertación, particularmente en el Parlamento, va a tener un desafío enorme: siendo mayoría y con el derecho a ejercer la mayoría, en mi opinión debiera, a partir de ese dato, buscar el mayor acuerdo posible, salvo que haya una oposición que se niegue a todo tipo de acuerdo (sic). La Concertación va a tener una enorme responsabilidad. Claro que el equipo que estará en La Moneda tiene la experiencia para ello, particularmente Andrés Zaldívar, que ha sido un gran gestor de acuerdos (…) Mi experiencia en el Congreso es que en la mayoría de las leyes lo ideal para el país es sacarlas con acuerdos, independiente de mayorías o no. La verdad es que, si Ud. me dice una regla general, me gustaría sacar la mayor cantidad de leyes por acuerdo. Normalmente en una ley, por muy bien inspirada que entre al Congreso, siempre es bueno escuchar no solamente al parlamentario de gobierno, sino también al de oposición. Por último, porque tres cabezas piensan más que una. Entonces, mi posición, a partir de mi experiencia de estos seis años, es hacer la mayor cantidad posible de acuerdos. Eso no significa que en determinados temas legítimamente se expresen las posiciones distintas, pero si Ud. me dice qué es lo mejor para el país, lo mejor es el acuerdo, como se demostró en la mayoría de estas más de 600 leyes que hemos sacado” (La Segunda; 17-2-2006).

Advertisement

 

 

 

 

Advertisement

 

 

 

Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software