Latinoamérica

La pandemia dejó en América Latina a 200 millones de personas en pobreza

América Latina y el Caribe es la región más afectada por la pandemia de coronavirus. Los niveles de pobreza y pobreza extrema en la región están en su punto más alto de los pasados 20 y 12 años, respectivamente; situación que revierte los avances socioeconómicos de décadas recientes, expusieron organismos internacionales.

Se prevé que el producto interno bruto (PIB) por habitante vuelva a los niveles que tenía antes de la pandemia hasta 2024, luego de la contracción de 7 por ciento en la actividad económica durante el año pasado y el rebote de 6 por ciento estimado para 2021, detalla un informe de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el Banco de Desarrollo de América Latina y la Comisión Europea.

El documento recalca que el impacto de la crisis ha sido asimétrico, con un mayor efecto en quienes ya eran los más vulnerables. Como ejemplo, cerca de 40 por ciento de los trabajadores latinoamericanos no tenían protección social cuando comenzó la crisis, situación que tiene su origen en una fuerza laboral que se ocupa mayormente en la informalidad.

Durante la presentación del informe Perspectivas económicas de América Latina (LEO) 2021, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, recalcó que si bien las transferencias monetarias hechas por los gobiernos ayudaron a mitigar el efecto de la crisis en los ingresos de los hogares, como saldo de la pandemia hay 200 millones de personas en pobreza y 78 millones en pobreza extrema.

Generación perdida

Advertisement

A ello se suma una extendida informalidad, que es soporte de la mayoría de las familias de la región. Mathias Cormann, secretario general de la OCDE, expuso que 45 por ciento de la población de América Latina vive en un hogar donde los ingresos provienen exclusivamente de este sector.

El LEO detalla que casi 70 por ciento de los latinoamericanos viven en hogares informales o mixtos –es decir, que los ingresos también pueden venir del sector formal– , y como saldo de la crisis hay casi 14 por ciento más de personas en pobreza, mientras la clase media se redujo en la misma proporción.

En el caso de México, el documento detalla que 40 por ciento de los hogares percibe sus ingresos exclusivamente de la economía informal, frente a 35 por ciento que los hace sólo en la formalidad, el resto es una combinación de ambos sectores.

Bárcena comentó que los cierres escolares también permiten hablar de una generación perdida, dado que 167 millones de niños y niñas perdieron un año de clases presenciales y el riesgo del abandono es patente. El LEO advierte que la satisfacción de la población con la educación, se redujo de 66 por ciento a 53 por ciento.

Además, las 25 semanas promedio que estuvieron cerradas las escuelas de América Latina y el Caribe rebasan en al menos 10 el promedio de la OCDE, lo que se ha volcado en una crisis que afecta primero a las mujeres, dado que éstas volvieron a sus casas para realizar las tareas de cuidado no remuneradas.

Advertisement

 

Por Dora Villanueva

Fuente: La Jornada

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

La Jornada

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software