Nacional

Acusan a siete exagentes de la CNI por aplicación de torturas a Ignacio Vidaurrázaga y Alejandro Bernstein en 1984

La ministra en visita extraordinaria para causas por violaciones a los derechos humanos de la Corte de Apelaciones de Concepción, Yolanda Méndez Mardones, dictó auto de acusación en contra de siete agentes de la disuelta Central Nacional de Informaciones (CNI), por su responsabilidad en el delito reiterado de aplicación de tormentos a las víctimas Ignacio Enrique Vidaurrázaga Manríquez y Alejandro Alfredo Bernstein Rötger, crímenes perpetrados en octubre de 1984, en la ciudad y en la Región Metropolitana.

En la resolución  la ministra Méndez Mardones sindica a Marcos Spiro Derpich Miranda, Álvaro Julio Federico Corbalán Castilla, Aquiles Mauricio González Cortés, Luis Hernán Gálvez Navarro, Roberto Antonio Farías Santelices, José Abel Aravena Ruiz y Patricio Alfredo Berton Campos en calidad de autores de los tormentos aplicados a las víctimas Ignacio Enrique Vidaurrázaga Manríquez y Alejandro Alfredo Bernstein Rötger, en el marco de la operación conocida como “Alfa Carbón”.

En la acusación, la ministra en visita da por establecidos los siguientes hechos:

“a) En el transcurso del año 1984, agentes de la CNI que operaban en la ciudad de Concepción, informan al jefe del Cuartel Bahamondes de esta ciudad identificado como Jorge Mandiola Arredondo, que el MIR se estaba reorganizando en la zona, de manera que este trasmite tal información al Jefe de la División Regionales de la CNI que operaba en Santiago y que a la época estaba a cargo del coronel de Ejército Marcos Spiro Derpich Miranda; quien envía a un analista a la zona para corroborar esta información; el informe del agente Molina (actualmente fallecido) da cuenta de la reorganización de miembros del MIR y actividades de carácter subversivo, de manera que Marcos Spiro Derpich Miranda, a su vez, informa de estos hechos al entonces director nacional de la CNI, General Humberto Gordon Rubio.

b) El director nacional de la CNI Humberto Gordon Rubio ordena que se despliegue en la zona un equipo de la División Antisubversiva de la CNI con base en Santiago, a cargo del entonces mayor de Ejército Álvaro Corbalán Castilla, con el propósito de neutralizar al MIR en la región del Biobío hacia el sur, lo que en definitiva dio origen a la denominada Operación Alfa Carbón.

Advertisement

c) El mayor de Ejército Álvaro Corbalán Castilla designa varias unidades de 2 a 3 agentes, con financiamiento de la División Antisubversiva, que se trasladan a las ciudades de Concepción, Los Ángeles y Valdivia, en forma simultánea, uniéndose a los equipos de trabajo de la CNI que operaban en cada ciudad.

d) Los equipos son coordinados desde el cuartel Bahamondes de la CNI ubicado en calle Pedro de Valdivia N° 710 de Concepción, a cargo de Jorge Mandiola Arredondo, lugar donde se reúnen los agentes de campo que operan en Concepción y los provenientes de Santiago, dándoseles instrucciones respecto de los militantes del MIR que debían ser aprehendidos, y cuyo destino –detención o muerte– dependía de su grado de peligrosidad, lo que según refiere uno de los agentes (Mateluna) en su declaración, constaba en una pizarra junto a la fotografía e individualización del militante requerido. Corbalán Castilla, Derpich Miranda y Mandiola Arredondo deciden en consecuencia, que se realicen allanamientos y detenciones, sin orden judicial.

e) La operación denominada Alfa Carbón se inicia el 23 de agosto de 1984, en forma simultánea en las tres ciudades mencionadas, Concepción, Los Ángeles y Valdivia. Al final de ese día, el saldo es de 3 militantes del MIR asesinados en Concepción y que corresponden a: Luciano Aedo Arias, Nelson Herrera Riveros y Mario Lagos Rodríguez; 3 militantes del MIR asesinados en Valdivia, correspondientes a: Rogelio Tapia de la Fuente, Jaime Barrientos Matamala y Juan José Boncompte Andreu; en tanto que en la ciudad de Los Ángeles, es asesinado Mario Mujica Barros.

f) En el mismo contexto de esta operación, son detenidas una veintena de militantes del MIR entre los días 23 y 24 de agosto de aquel año 1984, entre ellos, los querellantes de autos, Ignacio Enrique Vidaurrázaga Manríquez y Alejandro Alfredo Bernstein Rötger. Ambos eran militantes del MIR, y en esa calidad se vinculaban estrechamente con Luciano Aedo Arias y Nelson Herrera Riveros. De hecho, en días previos al 23 de agosto, específicamente el 21 de agosto de 1984, Ignacio Vidaurrázaga Manríquez y Soledad Aránguiz Ruz, arribaron a esta ciudad de Concepción provenientes de Valdivia, en un bus, y fue Alejandro Alfredo Bernstein Rötger acompañado de Nelson Herrera Riveros, quienes los van a buscar al Terminal de Buses Collao de Concepción, y los llevan a una casa ubicada en calle Pedro de Oña N° 135, aledaña a la Avenida 21 de Mayo de Concepción y cercana a la Vega Monumental, lugar asignado para que pernoctaran. En tanto que Nelson Herrera Riveros aloja en la casa de Alejandro Bernstein, ubicada en Alonso Ovalle N°2921, sector Lomas de San Andrés, Concepción, desde donde sale cerca de las 08:00 de la mañana del día 23 de agosto de 1984.

g) Ese día 23 de agosto de 1984, cerca de las 11:00 de la mañana, la víctima de la presente causa, don Ignacio Vidaurrázaga Manríquez sale desde la casa ubicada en calle Pedro de Oña N° 135 de esta ciudad donde había alojado durante la noche, y se dirige al paradero de la Avenida 21 de Mayo frente a la Vega Monumental para esperar locomoción, y en ese momento es abordado por un grupo de agentes de la CNI, quienes, portando armas de fuego, se ubican frente a él, cortando el tránsito, y dos de ellos lo toman en vilo por la espalda, para luego arrojarlo a la parte de atrás de un vehículo que los esperaba, sin que alcance siquiera a gritar. Desde ese momento es privado del sentido de la vista, golpeado con pies y puños en repetidas ocasiones, y amenazado con un arma de fuego mientras lo registran y someten.

Advertisement

h) En el vehículo es llevado al Cuartel Bahamondes, ya señalado, lugar en donde es sometido a intensas sesiones de tortura, entre otros métodos, mediante la aplicación de electricidad en diferentes partes del cuerpo, estando desnudo sobre un catre metálico en lo que se conoce como ‘la parrilla’; durante un lapso indeterminado de tiempo, recibe descargas eléctricas de manos de 3 a 5 individuos que se encontraban presentes en la sala, y que alternaban la aplicación de corriente eléctrica, con pausas para mostrarle fotografías o interrogarlo acerca de sus actividades en Valdivia y Concepción.

i) Durante las sesiones de tortura, fue evaluado por un médico o algún agente con conocimientos médicos, quien autorizó que continuaran las torturas, aduciendo que se encontraba en condiciones de seguir recibiendo estas descargas eléctricas.

j) Mientras tanto, el mismo día 23 de agosto de 1984, tenían lugar los asesinatos de Mario Lagos Rodríguez, Nelson Herrera Riveros y Luciano Aedo Arias, cerca de las 13:00 horas, tras un supuesto enfrentamiento ocurrido en el sector de la Vega Monumental de esta ciudad, en el que resultan muertos estos militantes del MIR, todo lo cual consta de la causa Rol 11-2009, que llevó adelante el Ministro en Visita Extraordinaria don Carlos Aldana Fuentes.

k) En cuanto a la otra víctima de estos antecedentes, don Alejandro Alfredo Bernstein Rötger, cerca de las 16:00 horas del mismo día 23 de agosto de 1984, un grupo armado conformado por varios agentes de la CNI, irrumpen en su casa habitación ubicada en Alonso Ovalle N°2921, Lomas de San Andrés, Concepción, lugar donde es reducido por los agentes que lo someten mediante golpes de pies y puño y lo trasladan esposado y vendado al Cuartel Bahamondes ya indicado.

l) Encontrándose en el Cuartel Bahamondes, Alejandro Bernstein reconoce a Ignacio Vidaurrázaga Manríquez porque alcanza a verle sus zapatos, los que reconoce, y porque lo oye quejarse producto de las intensas torturas a las que estaba siendo sometido.

Advertisement

m) En horas de la noche del día 23 de agosto de 1984, Ignacio Vidaurrázaga Manríquez, es sacado desde el Cuartel Bahamondes de Concepción y trasladado en vehículo hasta un lugar indeterminado donde lo hacen abordar una avioneta, junto a otras 3 personas: el piloto, copiloto y un sujeto junto a él que lo retiene, manteniéndolo siempre esposado y vendado. Durante el vuelo, el sujeto que iba a su lado abre la puerta y lo amenaza con arrojarlo por la puerta del avión en movimiento. Aterrizan en el aeródromo Tobalaba, según se entera después, y trasladado en un vehículo a un cuartel en Santiago, que más tarde se enteraría era el Cuartel Borgoño.

n) Durante la noche del mismo día 23 de agosto de 1984, en el Cuartel Bahamondes de Concepción, Alejandro Bernstein Rötger, es sometido a intensas sesiones de torturas y apremios ilegítimos, entre ellas, es forzado a mantener por varias horas una posición en cuclillas sobre un somier con huinchas, lo que le generó severas contracturas en la región lumbar; asimismo recibió golpes a mano abierta en ambos oídos, técnica de tortura conocida como ‘el teléfono’, al mismo tiempo que lo golpeaban al costado del pecho, por lo que le costaba respirar. Al día siguiente, 24 de agosto de 1984, Alejandro Bernstein es trasladado a Santiago en avioneta, con destino al Cuartel Borgoño de Santiago, y, al igual que a don Ignacio Vidaurrázaga, durante el vuelo, el sujeto que iba a su lado abre la puerta y lo amenaza con arrojarlo por la puerta del avión en movimiento.

o) Ya en el Cuartel Borgoño de Santiago, los prisioneros son obligados a desprenderse de sus ropas, y vestir un mameluco azul de mezclilla y unas alpargatas. En ese lugar, don Ignacio Vidaurrázaga Manríquez y don Alejandro Bernstein Rötger son sometidos nuevamente a torturas y apremios ilegítimos, entre otras, aplicarles descargas de electricidad en todo el cuerpo, sobre un catre metálico y estando desnudos, a través del método de ‘la parrilla’.

p) El día 01 de septiembre de 1984, a raíz de un Recurso de Amparo interpuesto en favor de don Ignacio Vidaurrázaga, por su madre doña Yolanda Manríquez Sepúlveda, se constituye en el Cuartel Borgoño de la capital, el Ministro de la Corte de Apelaciones de Santiago, don Luis Correa Bulo, junto a la secretaria doña Irene Gilabert Fierro, quienes se entrevistan personalmente con el prisionero, a fin de constatar su estado de salud, diligencia que no arroja el resultado que pretendía la señora Manríquez Sepúlveda, ya que su hijo no es liberado y el recurso rechazado.

q) Algunos días después, las víctimas don Ignacio Vidaurrázaga y don Alejandro Bernstein, son trasladados nuevamente a la ciudad de Concepción, para en una jornada posterior, ser presentados por agentes de la CNI ante el fiscal militar, Pedro Marisio Valdés, de la Segunda Fiscalía Militar de Concepción.

Advertisement

r) Posteriormente, a ambos, se les envía en calidad de incomunicados a la cárcel pública de esta ciudad ubicada en Chacabuco 70, Concepción.

 

Fuente: Poder Judicial

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software