Opinión política Política

Sombras nada más: El gran dilema chileno

Advertisement

Me cuesta entender cómo el miedo a las transformaciones puede también infiltrarse en quienes son los marginados, los desechados, los invisibilizados y atropellados en la sociedad que tenemos. Justamente aquellos, a quienes más beneficiarían los cambios propuestos en el nuevo texto constitucional propuesto.

Hay algo que hacemos mal quienes creemos necesario cambiar las cosas en el mundo que vivimos.

Estamos con el agua hasta el cuello y hay quienes les creen aún a aquellos que no les han dejado subirse a los botes en medio del naufragio. Eso ha sido así históricamente y ahora vuelve a repetirse.

Advertisement

Algunos desde una mirada histórica y antropológica llaman a este síndrome social: «la maldición de Malinche»; otros a estos comportamientos desde una mirada psicológica lo nombran como «el síndrome de Estocolmo»; desde la ortodoxia marxista otros lo denominan como «falsa conciencia». Desde una mirada peyorativa y de supremacía moral hay quienes han acuñado la noción de «facho pobre», cuestión que más que sumar, resta. Me hace recordar la mirada elitista y sesgada con la cual, desde las ciencias sociales en mi época de formación, se hacía referencia al servicio militar obligatorio, ignorando el enorme aporte que éste hacía para formar y proveer de competencias a quienes no habían completado su escolaridad. Época en la cual completar los seis años de la educación primaria, ya era un privilegio. Creo que el mall es hoy el patio o jardín del cual no se dispone en la mayoría de los hogares populares.

Advertisement

Siento que los sectores progresistas estamos cometiendo errores similares a los del pasado. La descalificación de amplios sectores, temerosos del futuro, no nos permitirá sumar las voluntades que requerimos para hacer triunfar el Apruebo.

Advertisement

Yo prefiero destacar lo inédito y valorable.

Advertisement

Uno, por primera vez en nuestra historia, fuimos todos los chilenos, flacos y gordos, jóvenes y viejos, hombres y mujeres, el pueblo entero ejerciendo su soberanía, quienes elegimos a los convencionales, para que en forma paritaria y con presencia de los pueblos originarios, redactara el texto constitucional. Gente parecida a cualquiera de nosotros, algunos feos y otros bonitos, unos muy gritones y otros muy silenciosos y discretos.

Dos, hicieron la tarea encomendada, pese a todos los obstáculos, internos y externos, que experimentaron.

Advertisement

Tres, el texto consagra a Chile como un Estado Social y Democrático de Derecho. Plurinacional, intercultural, regional y ecológico.

Advertisement

Cuatro, se han introducido dimensiones y aspectos innovadores en el ámbito del derecho constitucional, cuestiones altamente valoradas por especialistas de talla mundial.

Advertisement

Cinco, toda la argumentación contraria a su aprobación es en base a proyecciones lo que me hace recordar del libro “El temor y la felicidad» de Sergio Peñailillo, cómo éste señala que se corre el riesgo de la “Anticipación Imaginaria” es decir la tendencia a vivir no el presente, sino en una proyección fantástica hacia el futuro, lo que abre un horizonte incierto donde es posible el riesgo y la amenaza, y por otra parte de la “Contaminación del Presente con el Pasado” que es una exageración emocional de la memoria que lleva a suponer que volverá a ocurrir lo ya ocurrido, impidiendo la percepción ingenua y directa de la experiencia. Pienso que sólo son eso. “Sombras nada más” como dice el tango. Son las sombras que proyectan aquellos que creen que se haría en el futuro lo mismo que ellos hicieron en el pasado.

Aprovechemos esta oportunidad histórica que se nos presenta y abracémonos en el camino de la esperanza.

Advertisement
Advertisement

 

Por Antonio Elizalde

 

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Advertisement

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Cientista político

Related Posts

  1. Felipe Portales says:

    Estimado Antonio: El problema es que la «centroizquierda» chilena ha perdido gran parte de su credibilidad porque como lo ha reconoció, entre muchos otros, Edgardo Boeninger, se derechizó solapadamente a fines de los 80. Y de allí que pese a haber ganado ¡5 presidentes! legitimó, consolidó y «perfeccionó» el modelo neoliberal impuesto por la dictadura. Y, no sólo eso, sino que entre una infinidad de vergüenzas, le regaló su segura mayoría parlamentaria a la derecha en 1989; exterminó TODOS los medios escritos de centroizquierda en los 90; defendió ante el mundo la impunidad de Pinochet; etc. etc. Y ahora continuó subordinándose a la derecha el 15 de noviembre de 2019 al concordar con ella una antidemocrática «Convención
    Constitucional», donde el tercio imponía sus condiciones; y, para culminar todo, ahora le ha regalado por cuatro años a la derecha el poder de vetar legislativamente las nuevas disposiciones constitucionales, en su necesario proceso de concretización en leyes. Obvio que perdió la confianza de gran parte del pueblo que quiere los cambios y que perciben que ahora hay dos derechas que negociarán en los próximos cuatro años un maquillaje del «modelo chileno».

  2. Gino Vallega says:

    Entendería que si el pueblo votante sigue sus expresiones últimas (pedir NC , elegir constituyentes,dejar fuera a los partidos políticos {PP}), debería votar APRUEBO con gran mayoría; pero. el pueblo perdió la CC y está por perder la NC, que cayó en manos de los humillados PP llamados de centro izquierda que luchan por mantener privilegios. La derecha en la CC fue cero a la izquierda, aparte de molestar por molestar y no necesita actuar ahora porque la defienden la centro izquierda y los amarillos y obviamente, se ríen de los peces de colores mientras los otros se muestran los dientes. Boric flota a la deriva (en neutralidad piñera-bermúdez) y propone nuevos «Conspiradores Constituyentes», gane quien gane. En esta vorágine de aconteceres, si el pueblo vota rechazo, habrá que preguntarse, con la deré facciosa, si será la raza la mala? He visto mas calle, mas acción popular por el APRUEBO y eso da nuevas esperanzas de poner en tabla la NC, que de ser corregida, deberá ser con plebiscito popular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software