Guerra ruso ucraniana Portada

Las consecuencias económicas de la guerra

Si piensas que el título de esta parida fue inspirado por el célebre texto de John Maynard Keynes “Las consecuencias económicas de la paz” (1919) tienes toda la razón.

Keynes no se fue por la ramas, aun cuando sus posiciones no le ganaron amigos ni en el aparato burocrático británico ni entre los numerosos ‘halcones’ partidarios de guerras en las que nunca participan.

Keynes, decidido partidario de la Paz, escribió que el Tratado de Versalles firmado al concluir la I Guerra Mundial (28 junio 1919), no sería sino el fértil terreno del nazismo y el embrión de una nueva guerra. Poco más tarde, la llegada al poder de Adolf Hitler y el estallido de la II Guerra Mundial vinieron a corroborar la certera intuición del gran economista.

Desde luego hubo (hay) opiniones opuestas. Como la de dos economistas franceses, Antoine Parent y Gilles Vergnon, que en el año 2021 se preguntaron “¿Hay que desacralizar al ídolo?” (Revue de l’OFCE, 171, 2021/1).

En su artículo escriben:

Advertisement

“En efecto, revisitamos la lectura canónica y angélica de la obra y la confrontamos, en especial, a una lectura caída en el olvido, la de Étienne Mantoux, que subrayaba en 1946 las aporías y peligros del texto de Keynes. ¿Hace Keynes en The Economic Consequences of Peace (1919) una lectura premonitoria del nazismo o su texto le sirvió a Alemania de pretexto para no pagar el monto de las reparaciones? ¿Keynes (1919) es el vocero del pacifismo o el inspirador de la conciliación y del derrotismo que facilitó el rearme de la Alemania nazi entre-las-dos-guerras?”

Si uno comprende bien, el culpable de la II Guerra Mundial fue John Maynard Keynes, que fue además un pinche traidor a los intereses de la corona británica. ¿Qué hacía James Bond?

(Dicho sea de paso, en 1919 un Canciller socialdemócrata, Friedrich Ebert, aplastó la Revolución de Berlín que le puso fin al Imperio y creó la República, masacrando alegremente el movimiento obrero alemán. Ebert hizo asesinar a sus ex compañeros de partido Karl Liebcknecht y Rosa Luxemburgo. Para ello no utilizó ni la policía ni el ejército: llamó a milicias de extrema derecha que más tarde se convertirían en las temidas Schutzstaffel que tu conoces como SS. Decididamente Antoine Parent y Gilles Vergnon, dos revisionistas de la historia, no la conocen. Los socialdemócratas chilenos tampoco: reciben plata de la Fundación Friedrich Ebert).

La ramplona crítica que Antoine Parent y Gilles Vergnon hacen del texto de Keynes, 102 años después de su publicación, es del tipo “en la medida de lo posible”, y evocan lo que ya escuchamos en Chile: “Esto es lo mejor que se podía lograr”. Su conclusión, escasa de argumentos, es la siguiente:

“Como quiera que sea, a pesar de las críticas que se le pueden hacer, no había prácticamente ningún otro Tratado posible más que el Tratado de Versalles, y este fue de entrada debilitado por la retirada de los EEUU del dispositivo previsto. Y no había derrota ‘aceptable’ en una Alemania en la que no había la sensación de haber sido derrotados. Como escribió la historiadora canadiense Margaret Mc Millan, ‘los negociadores se encontraron confrontados a la realidad, no con lo posible, se encontraron con lo que era, y no con lo que hubiese debido ser’”. (Op. cit.)

Advertisement

Una manera muy elegante de consagrar la repartija colonialista del mundo entero, así como el rechazo arrogante de las exigencias de los líderes del Tercer Mundo que fueron olímpicamente ignorados. Entre ellos había un asiático insignificante, pobremente vestido, calzado con sandalias, que se ganaba la vida en París lavando platos en un restaurant. Nadie lo recibió. Ese pobre tipo regresó a su país, para iniciar una de las más largas guerras de liberación de las que se tenga conocimiento derrotando sucesivamente a Japón, a Francia y a EEUU: el mundo lo conoció como Ho Chi Minh…

Los citados economistas revisionistas mienten. Travestir la Historia es el recurso de quienes no tienen argumentos.

Si Alemania no pagó las reparaciones exigidas al fin de la I Guerra Mundial (como no pagó las de la II Guerra Mundial…) fue porque sus enemigos, EEUU, Francia y Gran Bretaña, –denunciados por Keynes que era nada menos que el representante del ministerio de Finanzas británico en las negociaciones–, eran codiciosos imperios coloniales que aprovecharon la ocasión para repartirse el planeta, e intentaron desangrar a Alemania –eliminando así un competidor– exigiendo reparaciones financieras demenciales. Eso fue lo que denunció Keynes: el monto de las reparaciones exigidas por EEUU, Francia y Gran Bretaña buscaba poner de rodillas a Alemania, lo que traería consigo consecuencias exactamente opuestas a las perseguidas.

La lectura del texto de los economistas revisionistas hace sonreír en estos días, cuando Alemania, pretextando la invasión de Ucrania por Rusia, decide hacer lo que hasta ahora le estaba prohibido: rearmarse de nuevo. Solo un ‘economista’ puede alegrarse de ello.

Carrera armamentista

Advertisement

He ahí una de las consecuencias de la guerra: una aceleración de la carrera armamentista en Europa, cuyos efectos se prolongarán durante décadas. Para no ser menos que Alemania, Francia –cuyo gobierno le asegura a quien quiera oírle que no hay plata– anuncia un sustancial aumento de sus presupuestos de defensa.

Justo cuando Europa necesita invertir en Educación, en Salud, en Investigación científica, en infraestructuras, en revertir la desindustrialización que nos dejó sin empleos, sin mascarillas y sin medicamentos ante el Covid. Esta Europa que debe invertir en el bienestar de su envejecida población: la que produjo la riqueza hoy acumulada en pocas manos y en particular en las de los dueños de la industria militar.

Emmanuel Macron, –que gracias a la movida de Putin se libra de verse confrontado al patético balance de su gobierno–, debe haber tomado nota del informe a la Asamblea Nacional del diputado Jean-Louis Thiériot, miembro de la comisión de la Defensa Nacional y de las FFAA, quien asegura: “En caso de conflicto de alta intensidad, el ejército francés podría encontrarse escaso de municiones” (sic).

Desde aquí se escuchó la pregunta: “¡Mamá! ¿Qué es un conflicto de alta intensidad?”

Estos genios siguen pensando en las trincheras de Verdun y en las ofensivas del Chemin des Dames (I Guerra Mundial), o como mucho en la batalla de Kursk (05/07 – 23/08 de 1943), la más grande batalla de blindados de la II Guerra Mundial: nunca oyeron hablar de Hiroshima ni de Nagasaki.

Advertisement

Sus reflexiones son caricaturales. Los más osados discurren sobre el “uso de armas nucleares tácticas”. Ignoran, o hacen como si ignorasen que ni en la doctrina militar soviética ahora rusa, ni en la doctrina militar estadounidense, no hay lugar para el “uso de armas nucleares tácticas”. La deflagración, si la hay, será total. Y no quedará ni un imbécil para exponer sus estúpidas disquisiciones “nucleares” en el cotorreo cotidiano de la TV.

Poderosa razón para ser, como Keynes, decididos partidarios de la PAZ.

Consecuencias inmediatas

Ellas son caricaturales. Veamos.

La batalla de Mónaco

Advertisement

Debo comenzar con una hazaña que persistirá en la memoria de las futuras generaciones junto a las victorias napoleónicas: el pinche principito de Mónaco le impidió zarpar al mega-yate Quantum Blue, propiedad del oligarca ruso Serguei Galitysky, aun cuando este último no es objeto de ninguna sanción europea. Así, Alberto de Mónaco precedió los deseos de sus patrones. Ya lo decía yo: Alberto, gran valor… El almirante Nelson era una alpargata al lado.

Hablando de botes, Graceful, el yate de 72 metros de Vladimir Putin, estaba en cala seca en Hamburgo antes de la invasión de Ucrania. El 7 de febrero Gracefulfue a refugiarse a Kaliningrado, quince días antes del ataque a Ucrania, pasando frente a las narices de los peores enemigos del presidente ruso, sin que nadie osara interponerse.

Según la aguerrida prensa europea se ha producido una verdadera “caza de yates rusos”, surtos en los más bellos puertos del Mediterráneo visto que –business is business– el dinero no tiene olor. Allí se cruzan los ex comunistas del PCUS que saquearon el patrimonio de la URSS con la asistencia técnica del Harvard Institute for International Development, con sus homólogos yanquis, saudíes, qataríes y europeos, para el bien de las finanzas planetarias.

¡Ya no se puede vivir caballero, ya no se puede salir a navegar en la Costa Azul en los lujosos yates que Europa occidental construye y le vende a los oligarcas que saquean a sus respectivos países!

Bomba atómica financiera

Advertisement

Por otra parte, la Unión Europea se apresuró en utilizar lo que un ministro francés calificó de “bomba atómica financiera”: excluir a Rusia del sistema SWIFT. De ese modo Rusia no puede realizar transacciones financieras internacionales, ni recibir ni efectuar pagos. Por ahí alguien recordó que la Unión Europea necesita energía –gas y petróleo– de Rusia. Entonces limitaron la “bomba atómica” a las transacciones que efectuamos los pringaos. Gazprom Bank y Sberbank, que venden y cobran la energía, fueron eximidas de sanciones: las multinacionales europeas de la energía suspiran aliviadas.

Cada día la Unión Europea le transfiere a Rusia unos 700 millones de euros en pago del gas y del petróleo que importa. Consultados de urgencia, los mandamases de Engie y de Total, las dos grandes empresas franceses del rubro de la energía, respondieron: “Si los rusos dejan de enviar gas y/o petróleo, no tenemos solución” (¿por qué te ríes?).

Por si fuese poco, ¿Te sorprendería saber que, técnicamente, no hay ningún problema mayor para pasar de una plataforma, como SWIFT, a otra? Los rusos tienen plataformas para sus transacciones electrónicas internas (las tarjetas Visa y Mastercard emitidas en Rusia siguen funcionando), y se demoraron 24 horas en integrarse en la plataforma de transacciones internacionales de los chinos.

La guerra de las galaxias

Algo mosqueados, los rusos cesaron su colaboración en el ámbito espacial. Ese mismo día la Agencia Espacial Europea (ESA) –la misma que dispone de los observatorios en el altiplano del norte de Chile– se quedó sin cohetes.

Advertisement

En Kurú (base espacial francesa situada en Guyana) penan las ánimas.

Peor aun, –esto no se inventa–, un satélite espía francés, el CSO-3, que debía ser lanzado desde Kurú a fines de 2022 por un cohete de tipo Soyuz, fue apeado por los rusos y tendrá que esperar un año la disponibilidad de un cohete de tipo Ariane-6.

El azar hace mal las cosas… Arianespace, la empresa francesa productora de cohetes, se encuentra en plena migración del cohete Ariane-5 al cohete Ariane-6…

Masoquismo

Francia, en particular, es muy sensible a las sanciones aplicadas contra… Rusia.

Advertisement

Un 80% de la alúmina, –materia prima para la fabricación de 450 mil toneladas anuales de aluminio en Francia–, proviene de fábricas rusas. Ese aluminio es utilizado principalmente en las industrias espacial, aeronáutica, militar, automotriz y de construcción. Si los rusos cesan de suministrar alúmina… ¿qué hacemos, jefe? Le Moniteur, publicación especializada en la industria de la construcción pone el dedo donde duele:

“… las fábricas de producción de aluminio consumen mucha electricidad. Por ejemplo, para una tonelada de aluminio que se vende en unos 3.100 euros en el London Metal Exchange, hacen falta 14 MWh de electricidad que cuestan 4.800 euros.”

La electricidad ve aumentar desmesuradamente sus precios en la Unión Europea porque, entre otros, ¡las multinacionales europeas especulan con el gas y el petróleo ruso! ¡¿Cómo diablos vamos a fabricar las armas con las que nos defenderemos de… los rusos?¡ Entretanto, Joe Biden asegura que está considerando seriamente la posibilidad de dejar de comprar petróleo ruso, compras que han doblado de volumen en los últimos meses… (¿por qué te ríes?).

Si albergas una duda con relación a este tema, mira lo que ponen los titulares de la prensa europea:

“El mercado eléctrico rompe todos los récords y eleva la presión para que Bruselas desligue su precio del gas – La luz multiplica su precio por ocho en un año, pone en aprietos a hogares y empresas, y dispara la inflación. Este lunes costará 442 euros el megavatio” (El País, Madrid, 06/03/2022)

Advertisement

Entre ayer y hoy el gas vio subir su precio en un 60%, y debes saber que ya estaba seis veces más caro que hace un año. Los hábiles genios que nos gobiernan le sugieren a la población disminuir su consumo de gas y de electricidad, sin pensar en que millones de hogares ni siquiera pueden pagarlo.

Bruno Le Maire, el asopado ministro de Finanzas galo, le pide a los franceses “hacer un esfuerzo” y dejar de consumir “energía de confort”. El ministro cuece las habichuelas con fuego de carbón de espino, o se las come crudas. Hay que joderse. Se trata del mismo genio que hace dos días declaró por la mañana que Francia “en esta guerra económica destruiría la economía rusa”.

Cuando el presidente Macron le dio un tapabocas y un reglazo en los dedos, vino por la tarde a la TV a explicar que no, que no hay guerra, que retiraba sus declaraciones… Putin debe estar muerto de miedo…

Boomerangs

Muchas sanciones parecen diseñadas como los boomerangs.

Advertisement

Rusia alquila 777 aviones de los 980 que utiliza en su transporte interno. Las empresas proveedoras de ese servicio son europeas, la más importante de las cuales es AerCap, sociedad irlandesa que le alquila a Rusia 152 aviones. Ahora bien, la UE le ordenó a esas empresas recuperar todos sus aviones antes del 28 de marzo, visto lo cual tales empresas dejarán de cobrar por sus aviones. ¿Quién pierde? De todos modos, es una “Misión imposible” asegura Ulick McEvaddy, fundador de Omega Air, empresa de venta y alquiler de aviones. “Eso tomará meses”, le aseguró al Irish Times.

Hay más: la UE ordena cesar de mantener tales aviones, y no venderle recambios a Rusia. ¿En serio? Otra particularidad de los aviones que vuelan en Rusia es que están matriculados en… las Islas Bermudas, uno de los numerosos paraísos fiscales de la corona británica (junto a las islas Caimán, las islas Vírgenes, Man, las islas Anglo-normandas, etc.). Bermudas, que tiene unos 70 mil habitantes, cuenta con 900 aviones, mayoritariamente rusos. En un paraíso fiscal su control no es fácil. “Si en Londres, Boris Johnson usa palabras duras contra Vladimir Putin, en el Caribe, el pequeño archipiélago continúa su negocio”, dice el diario francés Ouest-France.

La lista de las ‘sanciones’ es demasiado larga para ser exhaustivo, pero la ausencia de reflexión y la incompetencia las caracteriza a todas. Por ahí, la Facultad de Letras de una Universidad italiana se propuso dejar de enseñar a Dostoiesvky… La cabeza de su rector debe estar tan confusa como la de Raskolnikov, el triste héroe de “Crimen y Castigo”.

Consecuencias de largo plazo

Las consecuencias previsibles a mediano y largo plazo serán atroces: ellas se resumen en el incremento de la concentración de la riqueza producida en las manos de un puñado de oligarcas. En la quiebra de miles de pequeñas y medianas empresas europeas, industriales y agrícolas, víctimas de esta muy curiosa “destrucción creativa”.

Advertisement

Como dice mi amigo ucranio, el periodista Oleg Yasynsky, “occidente castiga todo lo que no le haga daño a sus propios intereses”.

Desde hace 40 años vemos aumentar la pobreza en Europa. En un continente que nunca fue más rico en su historia, hay cada año más y más pobres. Los sectores más vulnerables, para utilizar la jerga de los “expertos”, dejan de ser ‘vulnerables’ para convertirse en miserables.

La inflación, que como todo el mundo sabe es de la responsabilidad de Vladimir Putin, alcanza niveles inquietantes.

Desde luego el ‘relajo monetario’ que le permitió a EEUU y a la UE emitir billones y billones de dólares y euros sin respaldo desde el año 2008, la especulación financiera generada al calor de tasas de interés negativas, el rescate de Bancos piratas y el fraude fiscal a dimensión industrial organizado por las propias autoridades europeas –por ejemplo en Luxemburgo, ese paraíso fiscal miembro de la UE, cuya evasión fiscal global es equivalente al monto de la deuda soberana de todos los países de la UE– no tienen nada que ver. Putin, una vez más, sirve de cabeza de turco.

La inflación, tantas veces utilizada por los EEUU y Europa para eliminar sus deudas soberanas… esta vez es mala. Y como es mala, el culpable es, ya lo sabes, Putin.

Advertisement

Para darte una idea del ritmo de la inflación: las noticias de la mañana señalan que el precio de las viviendas crece tres veces más rápido que los salarios. ¿Hace falta decir que en Francia, uno de los países más ricos del mundo, tenemos millones de ‘mal alojados’? Es decir millones de familias que viven en pocilgas.

Mientras tanto, los intercambios comerciales entre Rusia y China aumentan a una velocidad inimaginable, acentuando la configuración del espacio económico Euroasiático ya descrito en POLITIKA, en la pluma de Pepe Escobar.

Acabo de recibir un despacho de La Tribune (07/03/2022), segunda publicación financiera francesa:

“Las exportaciones chinas hacia Rusia se disparan: las perspectivas de cooperación futura son inmensas” (Pekín).

Europa deja de ser relevante. Su voz no le importa a los EEUU, que consideran la UE como un protectorado. Por mucho que chillen Macron, Scholtz y otros líderes europeos, carecen de la dimensión, de la envergadura y de la independencia necesaria.

Advertisement

La prueba: EEUU anuncia que estudia la posibilidad de “prohibir la importación de petróleo ruso”. ¿Prohibirle a quién? ¡A la Unión Europea! Scholz sabe de quien depende la economía alemana, por eso manifiesta públicamente su rechazo a la prohibición de consumo de gas y petróleo ruso. Hay como fritura en la línea de comunicaciones de los siervos europeos y el patrón yanqui.

Mientras tanto, EEUU le vende su gas a China y a Corea del Sur, a precios aun más altos que los que la UE le paga hoy a Noruega, Rusia, Argelia y Qatar (Qatar, que dicho sea de paso financia a los integristas islámicos de Al Quaida y otros movimientos armados responsables del terrorismo en Europa).

Ya ves: la lucha por la libertad y la democracia tiene sus detallitos…

Yo, a mi modesto nivel, abogo por la PAZ. Tengo la debilidad de pensar que la OTAN (nombre tras el cual se disfraza el poderío militar de los EEUU) tiene mucho que ver en TODAS las últimas guerras: Afganistán, Irak, Irán, Libia, Siria, Malí, Yemen, Yugoslavia, Ucrania…

A mí no me convence el manido argumento que dice que Putin se volvió loco. Coincido –una vez no es costumbre– con Donald Trump, quien dice “Sabemos que Putin es inteligente. Lo que pasa es que nuestros líderes son estúpidos”.

Advertisement

A mis ojos Rusia no debe ser considerada como el enemigo de circunstancias que justifica la existencia de la OTAN y del protectorado norteamericano.

La PAZ es posible en Europa, si una Conferencia de Paz y Seguridad toma en cuenta los intereses de cada país europeo, incluyendo a Serbia y a todos los países de los Balcanes, a los países del Báltico, a la Unión Europea, a Rusia, a Ucrania, e incluso la colonia inglesa de Irlanda del Norte. ¿Ah Boris?

A los mediocres ‘líderes’ que nos trajeron a esto, a todos ellos sin excepción, del Atlántico al Ural como decía Charles de Gaulle, les pueden dar morcilla.

Por Luis Casado

Fuente: POLITIKA

Reproducido en el Clarín con la autorización del autor

Advertisement
Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

  1. cucho zorricueta says:

    Bien Luis Casado, tu análisis y datos confirman que caminamos a una nueva estructura geopolítica. Las decisiones políticas tomadas por Occidente con EE.UU a la cabeza no han hecho más que favorecer la configuración de un nuevo bloque Euro-Asiático como tú dices. Ayer estaba viendo los comentarios de analistas internacionales españoles expertos en finanzas internacionales ( aquí en Chile no tenemos gente con esa capacidad ), que la UE no podía ser más estúpida al sumarse a la campaña de no comprar más gas a Rusia, porque gran parte de esos 700 millones de euros diarios que Rusia recibe eran colocados en el mercado internacional Europeo, en fin . en EE.UU ahora no hay liquidez suficiente y se espera que haya nuevamente una gran emisión de miles de millones de dólares que lo único que harán será aumentar la inflación a nivel mundial. Felicitaciones al director de el Clarín porque un trajo un excelente analista internacional. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software