Opinión Política

¡Hasta cuándo la farsa de la casta política!

Advertisement

Volver a escuchar a quien piensa distinto, hacer un esfuerzo de no siempre tratar de ver el argumento del contrario de la peor forma posible, sino tratar de aprender algo de aquel. Hablar con la verdad reconociendo el espacio de mejora que puede haber en nuestras propias posiciones”. 

 

Antes de referirme al párrafo que inicia esta nota, deseo reiterar lo que he expresado en varios artículos publicados en este medio:

Advertisement

Primero: “Chile no es un Estado de Derecho, sino un Estado de facto desde el 11 de septiembre de 1973. No será un Estado de Derecho, mientras no se promulgue una nueva Constitución Política, redactada por una Asamblea Constituyente”, sin intervención de ningún poder constituido”.

Advertisement

Segundo: Ningún partido de los que han gobernado una vez terminada la dictadura cívico-militar, en lo que erróneamente se ha llamado “transición”, puede ostentar el calificativo de “centroizquierda”: el Partido Socialista, que desde su fundación en 1933, incluida su declaración de principios, fue un partido de izquierda, con su división en 1979 y el triunfo de la parte “renovada”, sufrió una involución severa, que ni siquiera podría ubicarlo dentro de la socialdemocracia, misma de la que recibió el apoyo económico de sus colegas socialistas europeos. El PPD, como su nombre lo indica, se creó como partido instrumental, que no tiene declaración de principios. Al Partido Radical, no le quedan ni trazas de lo que alguna vez (gobierno de Pedro Aguirre Cerda) pudo detentar el adjetivo de socialdemócrata. La Democracia Cristiana, luego del gobierno de Frei Montalva y sus transformaciones en favor de las clases medias y, especialmente del campesinado, perdió toda la mística socialcristiana. No he incluido en este listado, al Partido Comunista, por dos razones: primero, pienso que sigue siendo el único partido de izquierda en Chile; segundo, su participación en el gobierno de la nueva mayoría fue muy marginal, ya que su posición dentro del gobierno, fue constantemente criticada y sus propuestas bloqueadas por la Democracia Cristiana.

Advertisement

Me permito copiar un párrafo del artículo “Socialdemocracia: exégesis de un concepto y de su práctica política”, publicado en Clarín, con fecha 16/9/1920:

Advertisement

“…Dicho lo anterior, podemos apreciar, aunque ha habido opiniones en contrario, que ninguno de los gobiernos del Chile post dictadura, se puede catalogar como socialdemócrata, mucho menos a los personeros de la casta política, incluso a los que se hacen llamar progresistas o de centro izquierda. Esto no sólo porque la Constitución de Pinochet-Lagos no se los ha permitido, sino porque, y esto es lo patético, en su ADN está profundamente arraigada la cosmovisión neoliberal del mundo. Estados de Bienestar en Chile hubo, por influencia de la Segunda Internacional (1889-1914), durante algunos momentos en el siglo pasado. Tal vez el que más se podría asemejar a esta definición, con la excepción obvia del gobierno de la Unidad Popular, sería el del presidente Pedro Aguirre Cerda, con la creación de la CORFO, y la construcción de miles de escuelas a lo largo de todo el país y la capacitación de miles de maestros para integrar a esas escuelas. La verdad, es que, si comparamos los gobiernos post dictadura con las administraciones hasta 1973, todos, hasta el gobierno de los gerentes de Jorge Alessandri, cumplirían con creces, las características de los Estados de Bienestar”. Recordar que estaba vigente la educación pública, laica y gratuita que se había instaurado en 1879.

Ahora, volviendo al párrafo que inicia la nota, estas palabras corresponden al presidente Gabriel Boric, expresadas durante el acto de ratificación del Convenio 190 de la OIT y se refieren a los sucesos producidos en dos actos de campaña: la performance en la plaza Victoria en Valparaíso en apoyo a “aprobar para reformar” y al atropello de un carretonero sobre unos ciclistas, en la Alameda en Santiago, de los adherentes al “rechazo”. Sobre estos hechos volveremos más adelante.

Advertisement

Cada vez que se dirige a la ciudadanía, Boric pontifica, nos entrega un sermón como si estuviera hablándole a unos niños para que se porten bien y no hagan maldades. Pero, además, él mismo se contradice, pues hace justo lo contrario de lo que expresa en su homilía: ha dicho que con Héctor Llaitul no va a haber diálogo, porque “el gobierno va a dialogar sólo con los que quieren la paz”. Además, “Llaitul decidió tomar otro camino, por lo tanto, doy la garantía de que no he dado la instrucción a nadie” (sobre entablar diálogo con Llaitul).

Advertisement

La ministra Siches ha reiterado que “no ha existido ninguna instrucción de tomar contacto con la CAM ni con sus líderes”.

Advertisement

Veamos: ¿y quién le sopló al presidente Boric que Llaitul no quiere la paz? Justamente eso es lo que desea el líder de la CAM, pero no sólo él, todo el pueblo mapuche, porque está cansado de que el Estado chileno los siga asesinando y criminalizando desde hace 200 años. Y si la CAM y otras comunidades, han decidido tomar otro camino, es porque el Estado de Chile, ha decidido tomar el mismo camino que no ha dado ningún resultado y, como dicen en México, les “sigue dando atole con el dedo” (el atole es una bebida de leche con avena; ésta le da el carácter un poco más cremoso). El diálogo, entonces, como dice Boric, es obviamente, con los que piensan distinto, pero siempre que haya algo que ofrecer y exponer sobre la mesa, como ha explicado el senador Francisco Huenchumilla.

Entonces, si el gobierno quiere diálogo con quienes quieren la paz, quiere decir que desea dejar todo como está; en síntesis, diálogo sólo con los que están de acuerdo conmigo. Así jamás se va a llegar a ningún acuerdo, porque con los que están de acuerdo conmigo, prefiero tomarme un cafecito o “conversar” una botella de buen vino (como decíamos antes entre periodistas). Una pregunta al señor presidente: ¿a quién o a quiénes le da la garantía de que no ha dado la instrucción a nadie?

Advertisement
Advertisement

Respecto del robo de madera en la Araucanía, les dejo el enlace de la entrevista que le hace el portal La voz de los que sobran al ex capitán de carabineros, Miguel Ángel Toledo, en la que denuncia la verdadera situación relativa al robo de madera, en que están involucrados carabineros activos, miembros de la PDI, fuerzas armadas, aduana, servicio de impuestos internos, además del montaje de atentados. Todos estos hechos, Toledo los viene denunciando hace años, incluso, le ha enviado una carta al presidente Gabriel Boric:

https://www.youtube.com/watch?v=K6i5SNdgSic

Sin ánimo de darle un consejo al presidente de la República, sería bueno que observara lo que ha realizado en apenas unos pocos días desde su toma de posesión, el presidente de Colombia Gustavo Petro, que inició, de inmediato, el diálogo con el FLN, no sin antes instruir que “desde este momento, no se detiene a ningún miembro de ese movimiento”. Es preciso recordar, que el Frente Nacional de Liberación de Colombia, constituye una guerrilla, que había iniciado un diálogo con el gobierno en La Habana; sin embargo, el expresidente Duque, lo abortó, así como no respetó el acuerdo de paz con las FARC y asesinó a más de doscientos desmovilizados que creyeron en el acuerdo.

Advertisement
Advertisement

Mientras no superemos nuestra cosmovisión europeísta, no habrá solución a la causa mapuche. Copio un párrafo del mi último libro Reconstruir nuestra idea del mundo, publicado en 2021, pero presentado en abril de este año, que hace un repaso a la cosmovisión de los pueblos ancestrales de América y sus demandas concretas:

Advertisement

Simón Bolívar, el gran prócer de la liberación latinoamericana, decía: ‘Los americanos en el sistema español que está en vigor, y quizá con mayor fuerza que nunca, no ocupan otro lugar en la sociedad que el de siervos propios para el trabajo, y cuando más, el de simples consumidores. 

“Queriéndose borrar el pasado colonial impuesto se buscó fuera de la ‘única’ realidad el ‘modelo’, el modo de ser de lo que no se era y no se quería ser. Los grandes ‘modelos’ se encontraron en las pujantes culturas ‘modernas’, en las ‘nuevas civilizaciones’ que, al expandirse, buscaban la justificación a nuevas formas de colonialismo. Así, pretendiéndose borrar la servidumbre del pasado se hipotecó el futuro. Fue la experiencia cultural de los civilizadores positivistas latinoamericanos que soñaron con hacer de esta América, otros Estados Unidos, Inglaterra o Francia; con hacer de sus hombres sajones los ‘yankees del sur’. Intento inútil, pues los mismos grandes imperios se opondrán a la posibilidad de que otras naciones y hombres se les igualen y les disputen la hegemonía impuesta a sus empeñosos imitadores. Pronto se tomaría clara conciencia de la nueva colonización y, con ello, de la necesidad de liberarse de ella”. (Leopoldo Zea, América Latina en sus ideas, Siglo XXI – UNESCO, México, 1986).

Advertisement

Deseo agregar, además, algunos datos pertinentes de la conquista española y portuguesa a Abya Yala. Copio otro párrafo consignado en el mismo libro, tomado de Las venas abiertas de América Latina, del gran Eduardo Galeano:

Aquella violenta marea de codicia, horror y bravura no se abatió sobre estas comarcas sino al precio del genocidio nativo: las investigaciones recientes mejor fundadas atribuyen al México precolombino una población que oscila entre veinticinco y treinta millones, y se estima que había una cantidad semejante de indios en la región andina. América Central y las Antillas contaban entre diez y trece millones de habitantes. Los indios de las Américas sumaban no menos de setenta millones, y quizá más, cuando los conquistadores extranjeros aparecieron en el horizonte; un siglo y medio después, se habían reducido, en total, a sólo tres millones y medio. (Según Darcy Ribeiro, con datos de Henry F. Dobyns, Paul Thomson y otros).

Advertisement
Advertisement

“La violencia contra pueblos originarios es por su relación con la naturaleza. O vivimos en armonía con la naturaleza o persistiremos en nuestra marcha hacia el suicidio de la especie, llevándonos gran parte de la vida con nosotros”. (Noam Chomsky)

Advertisement

 

Performance porteña y atropello santiaguino

Sobre los hechos del fin de semana pasado, quiero expresar mi opinión totalmente contraria a la actitud que tomó el gobierno y algunos parlamentarios del oficialismo. Respecto a la performance de Valparaíso, en que se ultrajó la bandera chilena, en un acto de connotación sexual, lo considero totalmente reprobable, pero que no deja de ser una soberana estupidez que, obviamente debe ser sancionada con la fuerza que entrega la juridicidad vigente, toda vez que se realizó en el espacio público ante la presencia de familias acompañadas de sus hijos. El oficialismo cayó en el mismo juego de la derecha hipócrita, cínica y mentirosa que no condenó el ultraje a la bandera de su querido presidente Piñera, al incrustarla en la bandera norteamericana, acto que presenciaron millones de espectadores en todo el mundo y que significaba no sólo mancillar la bandera, sino que reconocer el estado de vasallaje en que nos encontramos todos los ciudadanos de este país. ¿Qué dijo la derecha y, especialmente las Fuerzas Armadas de la Copia Feliz?

Advertisement
Advertisement

“No tengo miedo a los de afuera que nos quieren comprar, sino a los de adentro que nos quieren vender”. Arturo Illia, expresidente de Argentina.

Advertisement

Lo que encuentro bastante patético, es que el gobierno en particular y el oficialismo en general, hayan asimilado la famosa performance con el atropello a los ciclistas por parte de un carretonero adherente al rechazo, con el propósito explícito de asesinar a alguno de los ciclistas por el apruebo. Sí señor Boric, lo que hizo el carretonero fue un intento de asesinato y debe ser querellado por intento de homicidio, homicidio frustrado o cuasi delito de homicidio. Pero claro, los carabineros lo detuvieron para defenderlo de ser linchado y fue liberado a las pocas horas. Este hecho contrasta con la violenta detención de un alumno del Instituto Nacional que se manifestaba frente a la Municipalidad de Santiago por las pésimas condiciones en que se encuentran los establecimientos educacionales: el estudiante, sólo un niño, fue golpeado, aplastado contra el suelo entre cuatro energúmenos, carabineros de Orden Público, ante la mirada impotente de los transeúntes y mientras el muchacho pedía ayuda a gritos. Este hecho se produjo el día lunes, es decir, tres días después del intento de asesinato de los ciclistas por parte del carretonero.

Una pregunta para los diputados de oposición que desplegaron una bandera chilena en el hemiciclo, antes de iniciar la sesión del día lunes: ¿La bandera que desplegaron, se la pidieron prestada al carretonero que trató de asesinar a los ciclistas y que la llevaba instalada en la parte posterior de su carreta?

Advertisement

Señor presidente de la República, Gabriel Boric, mientras más explicaciones entregue sobre cualquier actuación del gobierno que no le guste a la oposición, más presión ejercerán sobre su mandato; y más debilidad demostrará, ofreciéndole cambiar los artículos del proyecto de nueva Constitución que no sean del agrado de la derecha.

Advertisement

Si gana el apruebo, se debe respetar el texto elaborado por los constituyentes, elegidos por la ciudadanía, ateniéndose a las estrictas normas de redacción. Espero que la presión de la ciudadanía, ayude a que en el Congreso se pueda mantener lo más fiel posible el texto original, durante el proceso de la legislatura, tarea difícil, tomando en consideración la relación de fuerzas políticas del Congreso actual.        

 

Advertisement
Advertisement

Por Hugo Murialdo

 

Advertisement

 

Advertisement

Advertisement

Advertisement
Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Periodista, escritor, magíster en Ciencias de la Comunicación y magíster en Filosofía Política.

Related Posts

  1. Vamos, vamos, si en Chile no hay ideología de izquierda, es decir, no hay un partido político que quiera cambiar el sistema implantado por la dictadura y que incluso el sistema de marras fué afianzado con reformas que lo hicieron más palatable a los que dudaban de él. Que hay un gran, o quizás no tan grande, sector que quieren hacer desaparecer la constitución militar, no hay dudas, pero que este sector quiera hacer desaparecer el sistema de consumo capitalista, está muy lejos de ser la realidad. ¿Cuáles son las alternativas políticas REALES que tienen los chilenos? Fué Boric realmente una alternativa que reflejaba, para muchos chilenos, un cambio real? Ahora ustedes están viendo la verdadera cara política de la supuesta alternativa elegida con el sr Boric. Nadie puede negarlo, quizás van a haber algunas transformaciones, si se aprueba la nueva constitución, pero, lo digo, como chileno, con tristeza en mi vieja alma, nadie le va a quitar a las nuevas generaciones de estos 47 años el gustito de la sociedad capitalista, NADIE,
    No hay ideología de izquierda en Chile, solamente hay dos grupos claramente marcados, con un grupito en el centro: Ellos, los dueños del capital y de las riquezas de Chile, incluídos los capitales extranjeros, y el grupo de los que trabajan para subistir y para hacer que los capitales de ellos ganen siempre, y el grupito del centro, compuesto de los profesionales y pequeños empresarios, la famosa clase media, que creen fervientemente que están con una patita en en el primer grupo y que se creen parte de ese grupo, y con la otra pata en el grupito de los que subisten a duras penas, El lugar de uan patita o de la otra depende de los avatares de la ECONOMÍA CÍCLICA CAPITALISTA. Pero hay una cosa que no se puede discutir; Ellos, jamás van a perder en una economía capitalista, los perdedores siempre son y han sido los otros dos grupitos. ¿Les gusta la carita que está mostrando el sr Boric?

  2. Renato Alvarado Vidal says:

    Bueno, no creo que se pueda acusar a nuestra ciudadanía de haberse hecho ilusiones con el gobierno de Gabriel II, tan giles no somos; la Plaza de la Dignidad desierta en la noche en que Boric ganó la primaria ante Jadue, es evidencia de que finalmente ganó la Presidencia porque el otro candidato llegaba a ser caricaturesco de tan facho. Ahora bien, debo reconocer que no esperaba un desplazamiento hacia la derecha tan marcado y tan precoz ¡todavía no asumía y ya nos había alineado con la OTAN!
    Respecto a lo que describe don o doña Q, que la sociedad esté dividida en clases sociales no es una novedad chilena, es una estructura que ya era antigua en los tiempos del rey Tut. Lo que resulta llamativo es que el llamado «grupo de los que trabajan», no sólo carece de expresión política, sino que ha sido hecho invisible; en la reciente Convención Constitucional buscamos que estuviese representada la verdadera composición de nuestra sociedad: si la mitad somos mujeres, que esté presente esta mitad, si existen pueblos previos a Chile, que estén presentes esos pueblos…¡pero de la realidad de clase nadie se preocupó!… y en la CC no hubo ni un trabajador ¿No se nos habrá quedado fuera un componente más que importante?
    En todo caso igual voy a votar Apruebo, porque no da lo mismo con qué rayado de cancha habremos de seguir la lucha.

    • Don Renato, primero, ¿cuál es su finalidad de ponerme género para dedicarme unas letras? Hombre o mujer, no importa el sexo, lo que importa es el contenido de las ideas descritas, ¿estamos, don? Si lo que escribo está mál expresado como idea, luego, le ruego que me dedique unas letritas para sopesar con mis conocimientos si realmente hay una crítica o una objeción a lo que escribo. Para aclararle, don, no estoy describiendo, con lo que expreso, la división de clases de este sistema, lo expreso explícitamente al comienzo de mi opinión de que en Chile ya no hay una IDEOLOGÍA DE IZQUIERDA, con todo lo que esto significa, es decir, una ideología de izquierda que sea una alternativa real al sistema politico, socilal y económico del capitalismo y su rama extrema contemporánea, el neoliberalismo. No sé , don, sii usted se habrá dado cuenta que muchos, muchos, chilenos sin pertenecer al grupito de los que poseen todo, ( para usted la clase alta) cuando se trata de votar para elegir a nuestros representantes en esta democracia, votan por los que poseen todo y así tenemos que, no sé este momento, los partidos politicos de los que poseen todo tienen representantes hasta en las poblaciones más pobres. ¿Qué significa esto, don? ¿que hay una ideología política que distingue a los que poseen todo y a los demas? Ahora, si hubiera realmente una división política ideológica entre la mal llamada izquierda chilena y la derecha, luego, ¿cómo cresta los chilenos votan por coaliciones que no representan ninguna ideología de izquierda? ¿Cómo cresta los chilenos eligen a un, en democracia, a un ultraderechista y delincuente como presidente, DOS VECES? ¿demuestra esto que los chilenos, después de 47 años de lavado de cerebro, tienen una ideología política de izquierda, de acuerdo como la definí y como se entiende en la mayoría de los países que realmente conocen lo que es una «ALTERNATIVA» politica? Lo repito, en esta humilde opinión, los chilenos, a excepción de unos cuantos o unos muchos, no sé, no están dispuestos a combiar el sistema económico, lo que quieren son reformas que los ayuden a encarar este sistema, sin destruirlo, pero que les permita seguir gozando del consumismo a cualquier costa. DIgame, don, durante todas las marchas, ¿ha visto o escuchado eslogans de los manifestantes pidiendo la RENACIONALIZACIÓN DEL COBRE Y LA EXPLOTACION POR PARTE DEL ESTADO DE LOS NUEVOS MINERALES COMO EL LITIO?
      La idea de Socialismo en Chile murió cuando el querido Chicho fue sacado muerto de la Moneda. Desde allí hasta nuestros días el poder de lavado de cerebro de los capitalistas ha sido un éxito. Por favor, no culpemos a Boric, miremosnos en el espejo de la historia y preguntemosnos si somos, ideologicamente, los mismos chilenos del 73. Toda una generación de Chilenos ha crecido y acumulado la verdad que les metieron en la cabeza por tantos años, El estado es el enemigo y solamente los que se arriesgan son los que triunfan en esta sociedad.

  3. Felipe Portales says:

    Desgraciadamente la última parte del artículo refleja un deseo quimérico. Es obvio que la derecha va a usar plenamente el regalo que le hizo la CC: la mayoría parlamentaria crucial para los próximos cuatro años. ¿O alguien puede pensar que la derecha se va a inhibir de usar su mayoría para evitar TODA ley que pueda significar el fin del modelo neoliberal que ella misma impuso -a través de la dictadura- y que tan graciosamente se lo legitimó, consolidó y perfeccionó el liderazgo concertacionista en sus 20 ininterrumpidos años de gobierno?…
    Lo increíble (es una manera de decir, después de la defensa que hizo la «centroizquierda» de Pinochet frente al mundo…) es que NADIE de la «centroizquierda» ha explicado siquiera el porqué le hicieron tal nuevo regalo decisivo a la derecha. Y que, por supuesto, casi todos los que van a ir a votar por el «Apruebo» no tendrán la menor idea de que su voto tendrá, a la larga, el mismo significado que el Rechazo: Que la legislación futura será el resultado de una nueva «negociación» entre la derecha y la «centroizquierda», en que la primera tendrá un poder de veto decisivo, «gane» el «Apruebo» o el «Rechazo»…

  4. Renato Alvarado Vidal says:

    Don o doña Q, usé esta fórmula porque me parece descortés referirme a usted simplemente como Q. Siempre procuro respetar las normas de cortesía entre quienes aquí opinamos, ya que considero que las descalificaciones personales y los ataques «ad hominem» rebajan la calidad del debate.
    Tal vez sea porque soy muy viejo, pero yo aún veo que la división básica de una sociedad – cualquiera – es en clases sociales, más que en grupos.

    • Caballero, no es mi intención seguir dialogando para aclarar la forma de trato que usted me dedicó, ni para tratar de imponer la forma como yo veo el movimiento social y político de los chilenos, ya que cada cual, de acuerdo a la experiencia, ha formado una idea de como la sociedad es y actúa. Esta es mi opinión personal y en ningún momento he expresado que ésta es la verdad y no hay otra. Para terminar, caballero, en tres meses más cumplo 82 años y no voy a poner mi edad para tratar de justificar si estoy correcto o incorrecto en mis opiniones. Mis opiniones son el resultado de mi experiencia en esta vida, ya sea a través del conocimiento , o a trevés de lo adquirido en mis acciones físicas. A pesar de todo hay que seguir adelante a como dé lugar y el APRUEBO tiene que ser el resultado de que los chilenos, a pesar de todo, siguen caminando hacia un futuro mejor.
      Gracias, caballero, por tomarse la molestia de contestarme.

  5. Me fuí del país, empujado por los vencedores. Volví después de 32 años y de allí varias veces más, Sigo su historia política a través de e diarios, con interés como si viviera aún allí. Me quedé pegado en la ideología del Chicho y la UP, trabajé por el sistema (ningún cargo oficial), me asombré del interés de algunes trabajadores por cooperar y de la feroz indiferencia de otres muches. Así expuesto, como opinión personal , diría que la ideología de izquierda ya no existe en Chile en los grupos políticos dominantes (el PC es un partido pequeño, laborioso y revuelto). El difícil proceso de la CC y nueva constitución, con todas las dificultades puestas por los políticos todos, ha sido, digo, a pesar del negacionismo, «exitoso» y ha dado como fruto una propuesta muy buena, corregible en detalles y leyes, paro no en su contexto que es infinitamente superior a la Pinochet-Lagos.
    su futuro, si, está en entredicho porque los políticos todos la rechazan ó insisten en modificarla para que sea como la que el pueblo votó por cambiar? Veremos si hay sol ó temporal para el país con esta historia en desarrollo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software