Opinión e identidades Poder y Política

La “verdadera” oposición al gobierno del presidente Boric: la derecha comunicacional

Tiempo de lectura aprox: 4 minutos, 36 segundos

Es preocupante la ofensiva emprendida por los medios de comunicación de derecha en contra del gobierno encabezado por Gabriel Boric en Chile. Desde su asunción al cargo, hemos sido testigos de una constante serie de ataques y críticas por parte de los medios afines a la derecha política. Si bien es cierto que el gobierno ha experimentado sus propios errores internos, como las renuncias de la ex Ministra de Relaciones Exteriores, Antonia Urrejola quien tuvo un impasse ante el Embajador de Argentina en Chile y se dirigió a él utilizando epítetos inapropiados, lo cual no es acorde con el comportamiento esperado de una ministra y académica. Además, esta conversación informal se filtró por error a través de la directora de Comunicación del Ministerio, Lorena Díaz.[1] también se han presentado casos de corrupción relacionados con las fundaciones vinculadas al Partido Revolución Democrática, uno de los partidos que conforman el gobierno. Estos problemas públicos internos dentro de las filas de las izquierdas del Frente Amplio y los casos de corrupción en la Fundación Democracia Viva han sido aprovechados por los medios de derecha para construir un discurso público que asocia al gobierno del presidente Boric con la corrupción. Dicha narrativa resulta ser perfecta para la “verdadera” oposición al gobierno del presidente Boric: la derecha comunicacional.

Es innegable la existencia de un claro propósito por parte de estos medios de comunicación de desacreditar al gobierno y socavar su legitimidad. A través de la manipulación selectiva de información y la difusión de noticias sesgadas, se busca generar desconfianza y crear una percepción negativa en la opinión pública. Ante la crisis que atraviesan los partidos políticos en Chile, especialmente la derecha, cuya aprobación disminuyó considerablemente después del último gobierno de Sebastián Piñera, han recurrido a los medios de comunicación como principal forma de oposición al ascenso del presidente Gabriel Boric.

Como ha señalado el antropólogo Daniel Flores, la estrategia adoptada por la derecha tradicional es realizar oposición a través de los medios de comunicación, en lugar de hacerlo a través de los partidos políticos.[2] En este sentido, considero relevante mencionar el papel desempeñado por La Tercera y El Mercurio, destacando especialmente el primero de estos diarios, que ha asumido un papel significativo en dicha oposición. Han utilizado sus plataformas para enfatizar las debilidades del gobierno, construyendo un discurso que asocia la gestión de Boric con actos de corrupción y decadencia. Este discurso se ve reforzado por los delitos cometidos por algunos militantes de la coalición de gobierno, así como por la destitución de ministros del gabinete del presidente Boric.

Por último, resulta evidente que los medios de comunicación, en particular aquellos mencionados anteriormente, no han perdonado la supuesta arrogancia de Giorgio Jackson al referirse a su “superioridad moral”.[3]




Es relevante recordar que la libertad de expresión y el derecho a la crítica son pilares fundamentales en el contexto de una democracia. Sin embargo, resulta imprescindible distinguir entre una crítica constructiva y una campaña sistemática destinada a desestabilizar al gobierno. Es importante destacar que los medios de comunicación de derecha en Chile, tras el fracaso del gobierno del expresidente Piñera, han decidido respaldar al Partido Republicano (PR) en lugar de a la Unión Demócrata Independiente (UDI). Observo numerosos puntos de convergencia en las editoriales de La Tercera y El Mercurio con las posturas del Partido Republicano en temas como seguridad, migración, el rol del Estado en la economía y un marcado rechazo hacia la izquierda. Esta construcción discursiva también aborda las dicotomías históricamente promovidas por la extrema derecha, como lo ha estudiado el historiador Luis Corvalán (2009), con relación al apogeo y la decadencia del país.

En este sentido, estos medios de comunicación plantean que nos encontramos en una etapa de decadencia asociada a la corrupción de los partidos políticos, especialmente los de izquierda, al cambio de valores progresistas, a la inmigración descontrolada y al supuesto “marxismo cultural”. ¿Cuál sería la solución propuesta? La personalidad salvífica, principalmente un hombre que, con su intuición y sacrificio personal por la patria, salvará a la nación del caos y la decadencia. Aún no sabemos si los medios de comunicación considerarán a José Antonio Kast u otro actor emergente como tal figura. El tiempo lo dirá.

Es importante destacar que, en consonancia con lo mencionado anteriormente, los medios de derecha no han resaltado en ningún momento los logros del presidente Gabriel Boric. Sostengo que estos medios no olvidan cuando los miembros del actual gobierno se encontraban en la oposición durante la administración del expresidente Piñera, a quienes criticaron fervientemente durante la crisis política y social de octubre de 2019. Estratégicamente, los medios construyen un discurso en el que el gobierno de Boric sigue siendo presentado como “socialista” o “comunista”, cuando en realidad se trata de un “socialismo democrático”. Esta estrategia ha sido fructífera para captar el clima de opinión conservador posterior al estallido social y limitar su capacidad de acción mediante una campaña mediática negativa. Es poco probable que esta situación cambie hasta el final de su mandato.

En relación con este tema, es importante reconocer que los medios de comunicación hegemónicos de derecha en Chile no siempre manipulan a la ciudadanía con su ideología y valores. Es necesario comprender que existen sectores de la sociedad chilena, incluyendo a la clase media e incluso a la clase media baja, que comparten los valores e ideología de derecha. Estas personas no son “manipuladas” por los medios, simplemente expresan ideas propias de la derecha y es poco probable que cambien de postura. Es más común observar cambios políticos desde la izquierda hacia la derecha que a la inversa. Por lo tanto, resulta fundamental analizar las posturas de derecha sin cargarlas de connotaciones peyorativas que a veces son propias de ciertos sectores de izquierda. Si se sigue por ese camino, es probable que la derecha continúe avanzando y obtenga el poder en las próximas elecciones presidenciales.

Sin embargo, una de las principales debilidades de la derecha sigue siendo su falta de convocatoria masiva a nivel nacional. El Partido Republicano aún no ha logrado capitalizar este aspecto, incluso teniendo en cuenta su postura antiinmigratoria. En algún momento planteé la hipótesis de una articulación política de esta derecha radical en la zona norte en el contexto de la crisis migratoria.[4] Sin embargo, parece que esto no ha sido suficiente para configurar un movimiento de masas xenófobo y nacionalista dentro de la derecha radical. La influencia del marco cognitivo gremialista y económico radical de corte chicago gremialista, así como la defensa del libre mercado internacional, sigue siendo fuerte en el Partido Republicano. La falta de una “conciencia telúrica”, como sostiene el filósofo Hugo Herrera (2023), impide que desarrollen un proyecto político de carácter nacional debido a que están arraigados en una mentalidad centrada en los barrios acomodados de Santiago.

En resumen, la ofensiva comunicacional de la derecha contra el gobierno de Gabriel Boric en Chile es una estrategia preocupante que busca deslegitimar al gobierno y obstaculizar su labor. No obstante, es importante tener presente que en Chile prevalece una dinámica donde los actores políticos, tanto de izquierda como de derecha, constantemente atacan al gobierno en turno en lugar de fomentar el diálogo y la búsqueda conjunta de soluciones a los desafíos que enfrenta el país.

 

 

Fabián Bustamante Olguín

Instituto de Ciencias Religiosas y Filosofía, Universidad Católica del Norte

Bibliografía

Corvalán, L. (2009). Nacionalismo y autoritarismo durante el siglo XX en Chile. Los orígenes, 1903-1931. Santiago: Ediciones UCSH.

Herrera, H. (2003). El último romántico. El pensamiento de Mario Góngora. Santiago: Crítica.

[1] https://theobjective.com/internacional/2023-01-25/audio-ministra-chile-argentina/

[2] https://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2016/02/23/la-prensa-de-derecha-la-verdadera-oposicion-de-los-gobiernos-reformistas/

[3] Dijo Jackson en una transmisión en vivo por Twitch en agosto de 2022: “Nuestra escala de valores y principios en torno a la política no solo dista del Gobierno anterior, sino que creo que frente a una generación que nos antecedió, que podía estar identificada con el mismo rango de espectro político, como la centro izquierda y la izquierda. Yo creo que estamos abordando los temas con menos eufemismo y con más franqueza”.

[4] https://www.elclarin.cl/2022/02/05/el-chile-periferico/

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Las opiniones vertidas en esta sección son responsabilidad del autor y no representan necesariamente el pensamiento del diario El Clarín

 



Instituto de Ciencias Religiosas y Filosofía, Universidad Católica del Norte

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *