Opinión e identidades Poder y Política

Mensaje a los diputados: la apología al genocidio es también un delito

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 10 segundos

La lectura de la  declaración de la Cámara de diputados de 1973 que, absolutamente fuera de sus atribuciones, declaró la supuesta inconstitucionalidad del gobierno del presidente Allende es claramente un acto de incitación al genocidio  establecido y sancionado en la ley.

 

Si algún diputado democrático, con su corte de abogados de cargo fiscal, iniciara acciones judiciales estarían en lo correcto.

 

La ciudadanía espera que defiendan la democracia.

 

La apología del genocidio no es cosa baladí. La apología del genocidio ex ante o ex pos es hacerse parte del crimen




 

¿Sería posible que alguien argumente que el Holocausto judío encuentra justificación debido a que Joseph Goebbels, en su papel como ministro, promulgó una declaración de guerra total en un discurso que luego fue leído ante el parlamento alemán?

 

Los delitos de las características del genocidio se planifican y despliegan en el tiempo, se crean las condiciones que lo justifican.

 

Matar, robar, secuestrar, torturar,  encarcelar sin causa legal no son cosas aceptadas por la conciencia de los seres humanos, por ello la apología del crimen genocida  es parte del mismo crimen.

 

Hay actuaciones ex pos del genocidio de la misma manera que el encubrimiento es parte del delito cometido con anterioridad.

 

No me sumo a quienes quieran limitar la libertad de expresión o el pensar la historia desde una perspectiva distinta. Si alguien contra natura y en desacuerdo con la opinión publica chilena y mundial, que lo haga.

 

Pero la lectura de la ilegal declaración del parlamento de 1973 es mas que opinar. Es decir, volver a decir,  que en Chile se puede bombardear el palacio presidencial, matar al presidente e instalar una dictadura.

 

Esto no se dijo en una mesa con mucha cerveza de militares en Punta Peuco. Esto se hizo en el parlamento de un país democrático.

 

Esto se cometió en un poder del Estado en contra de lo dicho y escrito y suscrito por el Estado de Chile desde 1990 en adelante con gobiernos de todo signo político.

 

Esto es tan grave que el que calla otorga.

 

Por Roberto Avila Toledo

 

 

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Las opiniones vertidas en esta sección son responsabilidad del autor y no representan necesariamente el pensamiento del diario El Clarín

 



Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *