Con profunda indignación el Colegio de Periodistas denunció lo ocurrido con el colegiado Ángel Raúl Arias Quezada, periodista de 69 años, quien fue diagnosticado con COVID y al solicitar una residencia sanitaria para cumplir con la cuarentena obligada le negaron esta posibilidad, señalando que sólo eran admisibles personas hasta 65 años de edad, según las nuevas disposiciones del Ministerio de Salud.

El funcionario que lo atendió le señaló que debía concurrir al CESFAM de su comuna, Santiago Centro, contraviniendo la seguridad de quienes deben atender en ese lugar y exponiendo a nuestro colega a transitar en su calidad de contagiado.

Al hacer un reclamo e indicar su condición de periodista, le informaron que le responderían en 48 horas. Es evidente que esta demora en obtener una solución, expone a su esposa y a su núcleo familiar más cercano.

¿Nos preguntamos qué ocurre con los pacientes mayores de 65 años que no pueden realizar la cuarentena en sus hogares? ¿Nos preguntamos por qué en los avisos reiterados en televisión o las declaraciones de las autoridades sanitarias se llama a recurrir a este sistema de residencias sanitarias, si al solicitarlo es denegado? Nos parece una negligencia brutal que  los mayores de 65 años no puedan acceder a un servicio completamente indispensable.

Advertisement

Es probable que este caso se resuelva con celeridad, por la condición de periodista del paciente, pero nos preocupa lo que suceda con quienes no tienen esta condición profesional y no pueden hacer presente su derecho a una salud oportuna y digna.

El Colegio de Periodistas instruye a los colegas a ejercer sus tareas profesionales con responsabilidad, desde el punto de vista del autocuidado. También realiza llamados a informar sobre la pandemia y las graves consecuencias a la que se exponen los chilenos y chilenas con verdad, ética y respeto.

Ese mismo respeto exigimos a las autoridades responsables de velar por la salud de nuestros compatriotas.

 

 

Advertisement
Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20