Cultura

La Lira Popular de la revuelta de octubre

LOM Ediciones publica un libro, con Tomás Anguita como coordinador, en el que recoge el sentir popular sobre el estallido social de 2019.

Los poetas populares -salvo contadas excepciones, hombres de extracción rural trasplantados a la ciudad- publicaban, de esa manera, sus composiciones en verso, donde comentaban el acontecer social valiéndose de las formas métricas y del imaginario de la literatura de tradición oral.

“De un momento a otro, Chile despertó: los estudiantes otra vez visibilizan las injusticias sociales que vive el país, su gente salió a las calles a protestar por dignidad, justicia y equidad. La violencia estatal, ejercida por los militares y la policía era evidente: los manifestantes sufren daños oculares, la policía viola, tortura y asesina.

Un gobierno intolerable y prepotente, muy provocador, inunda los medios.

Advertisement

¿Qué venía entonces?, la impunidad en todo su esplendor, los medios en los bolsillos de la hipocresía, la sociedad civil está siendo violentada y agredida por las autoridades. Me hervía la cabeza. ¿Cómo hacer algo? ¿Cómo ocupar esta energía incontrolable? Me sentía muy violentado.

«La xilografía» resonaba en mi cabeza, «la xilografía», me decía a mí mismo. Una vez más el grabado me inundaba las venas.

De pronto cristalizó y me hizo sentido: era el momento de realizar «liras populares», dejar un registro de este sentimiento profundo, colectivo, poético y concreto, en una oralidad viva, de un momento histórico.”

La Lira Popular fue el fruto de una síntesis entre los modos de expresión propios de la cultura campesina y las dinámicas modernas de circulación y reproducción de palabra escrita.

Advertisement

Por medio de estos pliegos y, luego, a través de otras publicaciones de mayor envergadura como folletos, cancioneros y cuadernillos, los poetas populares fraguaron una inédita tribuna para difundir su voz y poner la palabra escrita al servicio del sentir del pueblo.

La expresión local de la “literatura de cordel” -como se conoció esta práctica en Europa debido a la forma en que las hojas se exhibían en la vía pública, colgando de un cordel atado de un árbol a otro- data de mediados de la década de 1860, época en la que una incipiente opinión pública centraba su atención en los hechos asociados a la Guerra contra España.

Fue entonces cuando “el cantor de novenas y velorios, diestro en la composición de décimas a lo divino y lo humano, se decidió a utilizar el viejo metro en el comentario de hechos cívicos, y dio a conocer sus composiciones por medio de la imprenta” (Uribe, Juan. Flor de canto a lo humano, p.16).

En esta oportunidad, los poetas populares recogieron el sentir del pueblo sobre el estallido social del 18 de octubre de 2019.

Advertisement
Advertisement

Síguenos:
error1
fb-share-icon0
Tweet 20

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Clarín de Chile · Aviso legal Privacidad Política de cookies
Danzai Software